miércoles, 19 de noviembre de 2008

QUÉ ES LA FILOSOFÍA

¿Qué es la filosofía?

El filósofo es el amigo del concepto, está en poder del concepto. Lo que equivale a decir que la filosofía no es un mero arte de formar, inventar o fabricar conceptos, pues los conceptos no son necesariamente formas, inventos o productos. La filosofía con mayor rigor, es la disciplina que consiste en crear conceptos. ¿Acaso será el amigo, amigo de sus propias creaciones? ¿O bien es el acto del concepto lo que remite al poder del amigo, en la unidad del creador y de su doble? Crear conceptos siempre nuevos, tal es el objeto de la filosofía. El concepto remite al filósofo como aquel que lo tiene en potencia, o que tiene su poder o su competencia, porque tiene que ser creado. No cabe objetar que la creación suele adscribirse más bien al ámbito de los sensible y de las artes, debido a lo mucho que el arte contribuye a que existan entidades espirituales, y a lo mucho que los conceptos filosóficos son también sensibilia [perceptibles por los sentidos]. A decir verdad, las ciencias, las artes, las filosofías son igualmente creadoras, aunque corresponda únicamente a la filosofía la creación de conceptos en sentido estricto. Los conceptos no nos están esperan­do hechos ni acabados, como cuerpos celestes[1]. No hay firmamento para los conceptos. Hay que inventarlos, fabricarlos o más bien crearlos, y nada serían sin la firma de quienes los crean. Nietzsche determinó la tarea de la filoso­fía cuando escribió: «Los filósofos ya no deben darse por satisfechos con aceptar los concep­tos que se les dan para limitarse a limpiarlos y darles lustre, sino que tienen que empezar por fabricarlos, crearlos, plantearlos y convencer a los hombres de que recurran a ellos. Hasta ahora, en resumidas cuentas, cada cual confiaba en sus conceptos como en una dote milagrosa procedente de algún mundo igual de milagroso», pero hay que sustituir la confianza por la desconfianza, y de lo que más tiene que desconfiar el filósofo es de los conceptos mientras no los haya creado él mismo (Platón lo sabía perfectamente, aunque enseñaba lo contrario ...). Platón decía que había que contemplar las Ideas, pero tuvo antes que crear el concepto de Idea. ¿Qué valor tendría un filósofo del que se pudiera decir: no ha creado conceptos, no ha creado sus conceptos?

Vemos por lo menos lo que la filosofía no es: no es contemplación, ni reflexión, ni comunicación[2], incluso a pesar de que haya podido crear tanto una cosa como la otra, en razón de la capacidad que tiene cualquier disciplina de engendrar sus propias ilusiones y de ocultarse detrás de una bruma que desprende con este fin.

... Conocerse a sí mismo - aprender a pensar - hacer como si nada se diese por descontado - asombrarse, «asombrarse de que el ente[3] sea» ..., estas determi­naciones de la filosofía y muchas más componen actitudes interesantes, aunque resulten fatigosas a la larga, pero no constituyen una ocupación bien definida, una actividad precisa, ni siquiera desde una perspectiva pedagógica. Cabe considerar decisiva, por el contrario, esta definición de la filosofía: conoci­miento mediante conceptos puros. [4]

G. Deleuze (1925-1995) y F. Guattari (1930-1992) son filósofos franceses contemporáneos que editaron ¿Qué es la Filosofía? en 1991.

1. ¿En qué sentido los filósofos están en poder de los conceptos? ¿En qué sentido podríamos estar en poder de nuestros amigos? 2. ¿Qué diferencias hay entre crear y fabricar, formar o inventar? 3. ¿Cuál es el objeto de la filosofía para los autores? 4. ¿Qué tienen en común ciencias, artes y filosofías? ¿En qué difieren? 5. ¿Por qué dicen los autores que se debe desconfiar de los conceptos ya creados? 6. ¿Qué relación podría establecer entre esta afirmación: «de lo que más tiene que desconfiar el filósofo es de los conceptos mientras no los haya creado él mismo» y la frase de Horkheimer: «los filósofos (...) mantienen una relación tensa con la realidad tal cual ella existe»? 7. ¿Cómo se define la filosofía para los autores?



[1] Los cuerpos celestes eran considerados seres divinos por la tradición griega y en cuanto tales, perfectos, eternos e invariables.

[2] Escolarmente se ha caracterizado a la filosofía griega antigua como un saber contemplativo, a la filosofía moderna como un saber fundado en la reflexión del sujeto, y a la filosofía postmoderna como una teoría de la acción comunicativa (Habermas).

[3] «Ente» es el participio presente del verbo ser: «lo que es».

[4] Deleuze, G.-Guattari, F.: ¿Qué es la filosofía?, traducción de T. Kauf, Barcelona, Editorial Anagrama, 1993, pp. 11-13.

No hay comentarios:

Seguidores